martes, 2 de enero de 2018

Diana Quer o el destrozo de la belleza, de la inocencia de la alegría de vivir








 Era Diana una joven alegre, la vida le sonreía, su verano en Galicia le encantaba, la brisa, la noche de agosto, todo era un canto a la vida.



Ella no sabía que en pueblo de Boiro había lobos y marchaba confiada hacia su casa, sola.


De un coche bajó esta figura que no era un hombre sino una fiera predadora que disfruta matando y que la derribó y mató. 

Luego la tiró a un pozo.

Me duele.